ME SIENTO ENFERMO… ME SIENTO INCOMPRENDIDO…

Las personas que se sienten incomprendidas acaban por enfermar. Al menos, hasta que empiezan a desarrollar autentica comprensión de la vida y la muerte.

Y como el entorno tampoco suele comprender, este también acaba enfermando.

Y las personas que se sienten enfermas, también en las fases iniciales (o finales si no logran comprender) se hallarán en una gran ignorancia seguida de soledad aunque estén rodeadas de gente.

Una persona relativamente sana que aún no haya pasado por un proceso profundo de enfermedad jamás comprenderá a una persona enferma realmente. Lo entenderá si tiene un nivel de consciencia elevado o si ha sufrido grandes adversidades y ha aprendido de ellas.

¿Quién en el fondo no está enfermo hoy en día?

¿Quién no necesita curar una parte de sí mismo?

¿Quién no tiene algo pendiente por aprender?

 

Que levante la mano, por favor.

Hay personas que pasan auténticas adversidades, y no aprenden absolutamente nada. A otros les basta un pequeño empujón para dar todo y más de sí mismos.

Por eso, depende del nivel de evolución de cada uno.

 

¿COMO SON TRATADOS LOS SANOS ENFERMOS Y ENFERMOS SANOS DE LA SOCIEDAD (O SEA, TODOS)?

Una persona sana con un nivel de evolución bajo:

Juzgará y humillará cualquier síntoma o sentimiento de una persona enferma o que empiece a estarlo.

 

Una persona sana con un nivel intermedio y elevado relativamente, de evolución:

Podrá comprender al enfermo con más facilidad. Suele haber pasado adversidades, o no las ha vivido pero es muy empática y consciente de todo.

 

Una persona que ha estado sana, pero que empieza a caer enferma Y CON UN NIVEL DE EVOLUCIÓN BAJO:

Jamás comprende al enfermo. No es consciente (o no quiere estarlo, no desea escuchar a su cuerpo) y al tener un nivel de evolución bajo, suele ser a veces mucho más cruel que una persona sana o incluso enferma. Una persona sana no sabe directamente lo que es. La persona que empieza a enfermar y que tiene un nivel de evolución bajo, considera continuamente que ella es la que más ha sufrido de todo el Universo. Como por primera vez empieza a saber lo que es encontrarse mal, siempre cree que es el único y que algo nuevo para él, lo es para todo el mundo cuando muchos enfermos llevan ya mucho camino recorrido. Personas con un nivel como este piensan que la única que tiene derecho a sentirse mal o a enfermar. Cualquier sufrimiento o dolor que cualquier persona ajena a ella sea capaz de expresar, será anulado continuamente por esta. Estas personas suelen haber sido humilladas y criadas en un ambiente en donde las creencias y patrones familiares y sociales se basaban en abogar que si caes enfermo o sientes dolor eres débil y mereces ser apartado. La rabia que no expresan, bien porque durante toda una vida les «golpeaban» si lo hacían o bien porque ellos mismos se encerraban (o ambas) hace que se sientan inferiores continuamente. Para ensalzarse, repiten lo que hicieron con ellos para sentir placer dominando a otros y perpetuando el ciclo de sufrimiento humano. Así se sienten superiores por una vez. Repiten continuamente frases como estas en un tono lleno de rabia, crispación y resentimiento:

– «Y yo, ¿acaso yo no lo he pasado mal? Me vas a contar tú a mi…»

– «Yo no me puedo permitir el lujo como otros de estar enfermo»

– «Tú no sabes lo mal que estoy…vamos es que no te lo puedes ni imaginar…vosotros no sabéis lo que es esto»

– «Yo es que a la gente que tiene depresión la mandaba a trabajar, como yo, que estoy aquí desde las 6 de la mañana todos los días, eso de estar en la cama todo el día son cuentos y numeritos…»

 

Nadie ha dicho que ellos no lo hayan pasado mal, nadie les niega ese sufrimiento. En segundo lugar, por más que se diga, estar enfermo no es un lujo, quien de verdad haya padecido un sufrimiento extremo de cualquier tipo entiende esto.

 

Hay personas que sí aprecian su sufrimiento. En realidad, si traducimos todo esto estas personas lo que realmente quieren decir con todas estas frases cuando alguien les cuenta que no se sienten bien es:

«Estoy harto de hacer lo que todo el mundo quiere porque en el fondo no sé poner límites. Así me enseñaron desde que nací. Como no pude ni supe, como no puedo ni se reconocer y expresar mi rabia y resentimiento sigo haciendo lo que debo y no lo que siento. Así es como siempre han hecho mis ancestros. Siempre se ha hecho así y tengo demasiado miedo para cambiarlo pues me sentiría solo. Prefiero sentirme acogido falsamente y rabiar por dentro, que ser yo mismo y sentirme solo con lo que siento. Si voy a estar solo, al menos aunque sea con engaños deseo que la gente me quiera por lo que tengo, por lo que hago y no por lo que soy. Por eso, todo el mundo se acostumbró desde que nací a hacer conmigo lo que quisieran. Lo mismo hicieron mis ancestros. Cuando viene una persona que se queja, o simplemente expresa su dolor y los medios que pone para remediarlo, como yo no he optado por cuidarme, descargo toda mi rabia contra él y contra todos los que considero débiles para sentirme bien. En el fondo estoy tan deprimido como los demás, siento una envidia que me reconcome los huesos porque en el fondo, yo también deseo estar en mi casa en la cama descansando y no aquí, pringando. Pero como debo mantener una familia…Estoy igual de enfermo pero me hago el fuerte porque espero en el fondo que todos por obligación reconozcan mi esfuerzo. Y si no lo hacen por la fuerza, me vengaré de alguna manera con mi resentimiento que al final acabará por destrozarme a mí».

 

envidia1

 

Bien, muchas veces lo que estas personas no saben es que gracias a las personas que DE VERDAD optan por empezar a CUIDARSE y AMARSE, EN EL FONDO ESTÁN APORTANDO UN GRAN SERVICIO A LA COMUNIDAD.

¿Qué tal si esa persona es maestra en el jardín de infancia donde va tu hijo, o tu futuro nieto? ¿Desearías que lo atendiera y enseñara una persona tan amargada como tú?

¿No será mejor que esa persona se recupere y pueda atender a tu niño para cuando tú caigas enfermo?

¿No ves que todo nos afecta a todos?

¿Qué tal si esa persona es un «cliente» (no me gusta llamar a las personas así) que al decir cómo se siente y tú le haces sentir mal, ya no vuelve más? ¿No sería mejor que sacases tu resentimiento de forma controlada cuando estés solo antes que pagarlo con tu familia o las personas que te aprecian?

¿Qué tal si esa persona es un sanitario que ha trabajado años en hospitales que dormía mientras tú trabajabas, y que trabajaba mientras tú dormías? ¿Desearías que esa persona antes de estar recuperada fuese a trabajar medio muerta al hospital  o a su trabajo? ¿Y que si tú o quien sea necesita ir allí y os atiende esa persona? ¿Sabéis cuáles son las consecuencias de que un sanitario enfermo os pinche, os opere u os trate sin haber descansado lo suficiente? Luego muchos se quejan de la Sanidad…

Ya no por pensar en los demás, sino egoístamente, ¿a que tu perspectiva cambia? ¿Olvidas las veces que tuviste envidia porque a esa persona le iba bien? ¿En qué quedamos? ¿Te alegra que a esas personas les vaya bien, o que les vaya mal? ¿O sientes envidia cegada sea cual sea su/tu situación?

Muchas veces es cierto que estas personas lo han pasado realmente mal, no suelen mentir. Su rabia y resentimiento les ha conducido a situaciones de vida realmente complicadas. Pero su baja perspectiva de las cosas les ciega y les impide ver que hay muchos como ellos, incluso peor. Aún así, los que estén «peor», la persona alegará que «no es lo mismo». Si por ejemplo alguien está solo por la muerte de un familiar y oye a otro quejarse de que ha de convivir con una familia que le hace la vida imposible, la persona dirá:

«Al menos tú tienes familia, yo estoy solo en el mundo»

 

Si el proceso es a la inversa y la persona lo está pasando mal porque tiene problemas de convivencia y oye a un viudo quejarse de la soledad, entonces dirá:

«Yo estoy peor, al menos a ti te dejan en paz y pues hacer lo que quieres…»

Cada uno tiene lo suyo. Que ya es bastante.

 

Estas personas aún no han aprendido a VALORAR lo que tienen realmente. Podemos tener días malos, pero hablamos de personas que pasan por esta fase y la repetición mental interna de estas frases y este enfoque por la vida es continuo. Hay personas, ciertamente muy pocas que tal vez lo hayan pasado peor y les entienden, pero el bajo nivel les impedirá reconocerlo, al igual que el orgullo y la soberbia propios de esta etapa.

SOLEDAD, CONFUSIONES/CONFLICTOS EN LAS RELACIONES Y SU VALOR INTRINSECO

 

 

Una persona que ha estado sana, pero que empieza a caer enferma Y CON UN NIVEL DE EVOLUCIÓN ALTO:

Comienzan a comprender, y a reconocer que podía estar equivocada. Conoce la importancia de entender a los enfermos pues siente que ahora es tratado del mismo modo que él trató a los demás. Muchos no pasan por esta fase, su rabia les empuja a pasar fugazmente sin pasaporte a la siguiente fase.

 

Una persona ya enferma Y CON UN NIVEL DE EVOLUCIÓN BAJO:

Todos de un modo u otro pasamos por todas las fases, lo recordemos o no. Lo que nos queda al final es lo aprendido y se muestra como «innato», tanto si recordamos cómo llegamos hasta ahí como si no.

En las primeras fases del reconocimiento de una enfermedad o problema de salud ya instalado de cualquier tipo, el dolor y el sufrimiento suelen ser protagonistas, FRUTO Y CONSECUENCIA DE UNA RABIA, IRA Y FURIA DESCONTROLADAS.

Depende de la persona, pero por lo general, si se ha ido ignorando síntomas desde mucho tiempo atrás, ahora la explosión de enfermedad saltará de golpe, a diferencia de aquellos que hayan ignorado menos su dolor. Por ignorar también se contempla el tomar pastillas. No ignorar una enfermedad significa responsabilizarse de ella y comenzar a cambiar el origen, los hábitos y no esperar a que una pastilla u otra persona siempre sea la que lo haga todo por uno. ¿Podría un agente de tráfico llevar el coche de todos los ciudadanos del mundo? No, ¿verdad?

En cualquier caso, la persona ya metida en una enfermedad, se mete de lleno en un mundo de ignorancia aún mayor, de la que debe ir aprendiendo. De dolor, sufrimiento, insomnio, miedo, ansiedad, tristeza, rabia, angustia, depresión…etc. Lo normal para una enfermedad o inicio de ella. Pero que sea normal no significa que sea correcto. La ignorancia y la incomprensión, la mayor parte de las veces suele ser bidireccional, del enfermo hacia el mundo y del mundo hacia el enfermo.

 

soledad

 

No importa los años que el nuevo enfermo esté enfermo, si no aprende a cuidarse y a valorar lo que implica, pasará el resto de su vida hasta su muerte menospreciando tanto a sanos, como a sanos que empiezan a enfermar, como a enfermos.

Son las personas que se estancan en la enfermedad y no desean poder abrirse a la curación.

No confundamos, no estamos juzgándoles.

Realmente, la toma durante años de medicación química, el consumo de opiáceos, opioides, azúcares refinados, una mala combinación de alimentos, la falta de ejercicio, movilidad y de conciencia emocional anulan las conexiones neuronales. Cada vez se generan menos neuronas, de peor calidad que irán envejeciendo al cuerpo, aunque se tengan 40 o 50 años. El dolor no cesa, sino que empeora, el sufrimiento, las emociones  negativas atraen situaciones desastrosas si no hay consciencia de cómo trabajan los campos magnéticos y energéticos de las personas en conexión del resto de seres (vivos o no) y de la tierra.

Muchos no desean curarse, no desean hacer los enormes esfuerzos que implica curarse, o bien no son realmente informados por personas con VERDADERA CONSCIENCIA Y SABIDURIA.

 

Con el tiempo, la situación es tan irreversible que resulta difícil mejorar. Y para cuando la persona quiera hacer algo, se habrá visto arrastrada por el abismo de la amargura que le acompañará hasta la muerte.

 

Lo tendrá mucho más difícil aún para superar esa prueba. Los síndromes de abstinencia se hacen más fuertes y difíciles de llevar cuanto más tiempo ha pasado en enfermo sin dar con la solución correcta, en cuanto a terapia y al cambio de hábitos cuando este intenta llevarlos a cabo. Si llegan a este punto, realmente lo tienen muy difícil, pero no es imposible. Necesitarían mucha consciencia propia y alrededor.

El problema es que llega un momento en que les crea más ansiedad, estrés y depresión ponerse a cambiar hábitos, a dejar pastillas por salud a cierta edad. Lo duro es que por desgracia, están en un punto de no retorno. Hagan lo que hagan van a sufrir mucho más. Si siguen con medicaciones fuertes, sin moverse, ni cambiar los hábitos se irán muriendo y apagando en todos los sentidos lentamente con el paso de los años y destrozando a su entorno a la par que ellos.

 

Si se ponen a cambiar hábitos, sufrirán graves estados de abstinencia y descontrol emocional y energético. Pero con los años, si se persevera hay posibilidades de mejora incluso curación con el trabajo adecuado.

 

grito

 

EL INCOMPRENDIDO HABLA Y VE EN MEDIO DE UN MUNDO DE CIEGOS Y SORDOS, QUE A VECES PUEDEN GRITAR MUCHO O ESTAR MUDOS. POR ESO SÓLO SE COMPRENDE CON OTROS INCOMPRENDIDOS. SI PASAMOS A OBSERVAR A SÓLO LOS INCOMPRENDIDOS, EN LAS FASES INICIALES DE COMPRENDER LA INCOMPRENSIÓN, EL INCOMPRENDIDO PASARA POR LA ETAPA DE CONSIDERAR QUE LO ESTA PASANDO PEOR QUE OTROS INCOMPRENDIDOS SÓLO PORQUE SU PROBLEMA ES DIFERENTE Y EL CONFUNDIRÁ ESO DICIENDO QUE ES PEOR.

Suele repetir frases como:

– «Los que peor lo pasamos somos los que tenemos cáncer»

– «Pues no, los que peor lo pasamos somos los suicidas»

– «Pues no, los que peor lo pasamos somos los infartados»

– «Pues no, los que peor lo pasamos somos los herniados»

– «Pues no, los que peor lo pasamos somos los del Síndrome de fatiga crónica»

– «Pues no, los que peor lo pasamos somos los de ELA»

– «Pues no, los que peor lo pasamos somos los de fibromialgia. SOMOS UNAS INCOMPRENDIDAS»

 

BIEN, ¿Y QUÉ PASA CON EL RESTO DE CASOS QUE LA MAYORÍA DE LA MASA SOCIAL NO CONOCE?

 

No se me ofendan, no nombraré un kilométrico listado de enfermedades. Dejo este link:

 

Nadie es más que nadie, nadie está peor que nadie.

TODAS implican adversidad, sufrimiento, insomnio, dolor y requieren de MUCHO esfuerzo, conciencia y tiempo de curación por parte de la persona y el entorno. O sea de TODOS.

TODOS.

 

Y TODAS CONDUCEN A LA CONSCIENCIA DE QUE LA SOLUCIÓN ES LA MISMA.

¿QUÉ RAYOS IMPORTA QUÉ CAMINO COJAMOS CADA UNO CON TAL DE LLEGAR AL MISMO SITIO QUE ES LO QUE IMPORTA?

 

¡BASTA DE PREJUICIOS Y CONTINUAS COMPARACIONES CON LAS ENFERMEDADES!

 

SIN COMPARACIONES, TODOS NECESITAMOS AYUDA

 

LAS ENFERMEDADES ESTÁN PARA ENSEÑAR CLARAMENTE EL CAMINO DEL AMOR A TRAVÉS DEL INCONSCIENTE CAMINO DEL DOLOR.

POR ESO GRACIAS A ELLAS APRENDEMOS LO QUE DESEAMOS, POR VALORAR TODO MÁS QUE NADA.

 

cerebro-dolores

 

Una persona ya enferma Y CON UN NIVEL DE EVOLUCIÓN INTERMEDIO-ALTO:

Una persona de elevado nivel, directamente no se pone enferma, pues comprende los mecanismos de enfermedad y hace por cuidarse a todos los niveles. No enferma a no ser que en su diseño tenga el centro del bazo sin definir (Diseño Humano) y no haya aprendido a cuidarse, o lo tenga definido y haya abusado en su vida de no cuidarse.

En cualquier caso, si enferma, porque es humana, pues bien, aquí expongo. Esta etapa tal vez sea una de las más complicadas, pues además de  soportar el sufrimiento, de ser constante para curarse, el enfermo se somete al juicio del resto de niveles que hemos ido nombrando. Precisamente por hacer cosas que nadie más hace o se ha atrevido a hacer, o no ha tenido la fuerza de voluntad para hacerlo. Aquí, los enfermos que llegan a este punto se podrían contar con los dedos de las manos, pero no de los pies. Son muy pocos. Los que se plantean llegar aquí no soportan la presión y vuelven hacia atrás por miedo de sentirse solos. Los que llegan hasta aquí, han de tener la entereza de, pese a no ser correspondido, tener el suficiente nivel de evolución y la suficiente fuerza como para tolerar, respetar, pero también poner límites a aquellos que les juzgan continuamente y tratan de bajar su fuerza física, mental, emocional y energética. Aquí, la única que está sana es el ALMA y es la única que puede salvarlos si los enfermos alinean corazón-mente y la siguen. Estas personas, SIEMPRE comprenderán, no sólo a otros enfermos, sino a personas sanas. Guardarán un profundo respeto por todo lo que les rodea, aceptarán que no lo saben todo aún sabiendo más que la mayoría. Y estarán abiertos al aprendizaje continuamente.

Tristemente los más cercanos o las personas con las que más se relacionan suelen ser los que más daño les hacen.

 

hermandadblanca_org_sagrada-sabiduraa-soledad-disfrutemos-la-vida-1

CUANDO VIVA MÁS EXPERIENCIAS Y ESTÉ ATENTO, ENTONCES EN UNA FASE MÁS AVANZADA EL ENFERMO SE DARÁ CUENTA DE QUE TODOS TENEMOS INCOMPRENSIÓN, SOLO QUE EN DIFERENTES NIVELES, Y SE DARÁ CUENTA DE QUE LAS PERSONAS, SANAS Y ENFERMAS QUE TAMBIÉN SE SIENTEN INCOMPRENDIDAS TIENEN SITUACIONES Y PROBLEMAS DIFERENTES, PERO LAS VIVENCIAS DE SUFRIMIENTO Y LOS APRENDIZAJES SERÁN IDÉNTICOS.

 

SOLO QUE CADA UNO LLEGA A ESA LECCIÓN POR UNA VÍA DIFERENTE. EN CUALQUIER CASO, ES CUANDO SE DA CUENTA Y COMPRENDE VERDADERAMENTE A OTROS. EN ESTE PUNTO SÓLO SERÁ COMPRENDIDO POR AQUELLOS QUE HAYAN ALCANZADO ESE MISMO PUNTO. COMO HABRÁ MUY POCOS, EN UN PRIMER MOMENTO SE SENTIRÁ DESAMPARADO, PERO CON EL TIEMPO EN SU VIDA EMPEZARÁ A APARECER PERSONAS A CUENTAGOTAS PERO AUTÉNTICAS Y COMPRENSIVAS.

SU MUNDO DE PERSONAS QUE LE ENVIABAN INCOMPRENSIÓN, DARÁ PASO A UNO DONDE ABUNDE LAS PERSONAS COMPRENSIVAS. REQUIERE TIEMPO, ENERGÍA Y DISPOSICIÓN.

LA CURACIÓN ES POSIBLE.

 

hqdefault

 

 

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Start typing and press Enter to search

error: Content is protected !!