LA SEGURIDAD DE ARRIESGAR

Hoy estaba trabajando en el libro de Adam J. Jackson, «Los diez secretos de la riqueza abundante», y he decidido compartir con vosotros mis amados lectores, un poema que aparece en el libro y me ha resonado mucho. Gracias al autor, por compartirlo con los lectores. ¡Gracias!

 

No se trata de arriesgar sin consciencia, sino de soltar y atreverse a sentir la miel de la libertad, en vez de atarse a todo siempre desde el miedo. Se trata de equilibrar y buscar un punto medio.

Me ha impulsado en la delicada situación en que me hallo, donde la salud, el dinero y el amor llevan años flaqueando, pero estoy cada día más en camino de fortalecer y establecer una férrea base, desde el AMOR.

 

RIESGOS

«Reírte es arriesgarte a parecer estúpido

Llorar es arriesgarte a parecer sentimental

Buscar a otro es arriesgarte a establecer un compromiso

 

Exponer tus sentimientos es arriesgarte a exponer tu verdadero ser

Expresar tus ideas y sueños ante una multitud es arriesgarte a perderlos

Amar, es arriesgarte a que ese amor no te sea correspondido

Vivir, es arriesgarte a morir

Esperar, es arriesgarte a desesperar

Pero hay que correr riesgos, porque LO MÁS ARRIESGADO DE LA VIDA es NO ARRIESGARSE A NADA.

La persona que NADA arriesga, nada hace, nada tiene, y nada es.

Puede que evite el sufrimiento y el dolor, pero no puede aprender, sentir, cambiar, crecer, amar, vivir.

A sus actitudes encadenados son esclavos.

Han renunciado a la libertad.

Sólo la persona que se arriesga es libre».

 

ANON

 

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Start typing and press Enter to search

error: Content is protected !!