Mi objetivo es el mismo que el de todas las almas, encarnadas o no. Aunque ahora no todos lo comprendan ese objetivo es dar, recibir y SER AMOR.

Para mí el AMOR, no necesita darse o recibirse por méritos, sino por simplemente, SER.

Por eso, hago esto. Por eso, escribo, entre otras cosas.

No necesito saber nada más acerca de la existencia para dar, recibir y SER AMOR. Cosa que no me sucedía hasta hace cierto tiempo.

Pero precisamente porque comprendo que muchos necesitan entender (como yo necesité)  hasta llegar hasta este punto de claridad, trataré de mostrar lo que me sea posible. Para que, al igual que yo, no sea necesario entender las cosas continuamente para atreverse a recibir y dar amor. Sino simplemente, tenerlo ya integrado para simplemente ser AMOR sin necesidad de explicar un por qué.

Para llegar hasta esa incertidumbre y magia, es necesario resolver muchos «¿por qué…?» antes, y experimentar el caer en la cuenta. Ese, «Aaanda jolines (por decir algo), ahora lo entiendo». No existe un gran despertar, o si existe, sería la suma de muchos despertares con un significado único para cada uno.

Es lo que llamamos, EVOLUCIÓN.

 

El objetivo de escribir en este blog (y fuera de él) no es derramar basura, críticas destructivas, ni juicios morales ni de ningún otro tipo sobre el comportamiento de otras personas, gremios o colectivos de diversa índole.

No es mi deseo etiquetar a nada ni nadie con prejuicios en base a las posesiones materiales, el grado de evolución espiritual, el uniforme profesional, el sexo, el género, la procedencia geográfica, la identidad sexual, la orientación sexual, la edad, la raza, la etnia, las aficiones, el idioma, la cultura..etc. Que más que distinciones enfocadas hacia el enriquecimiento y la unión, más bien muchas veces acaban siendo motivo de conflictos y separación.

Reflejaré límites firmes aportando comprensión ante todo aquello que pueda suponer un perjuicio legal, moral y/o ético para mí y la comunidad. Pero dejando un margen para que cada uno prospere ante las dificultades para aprender. No puedo ni debo aprender por nadie pues sería una violación al libre albedrío.

En cambio, puedo mostrar lo que aprendí y ofrecer mi sistema de guía a otros, para que ellos aprendan a autoconocerse y desde ahí guiarse a sí mismos.

Considero que el enfoque de los libros de autoayuda, ayudan especialmente al autor. Si bien, el autor puede ayudar a abrir la mente y concienciar mucho a otros (lo cual también es beneficioso, a su manera), en última instancia, parte del contenido no es aplicable a otra persona.

Porque cada uno es único, cada uno tenemos un DISEÑO HUMANO específico y hemos estado y estamos sujetos a influencias distintas.

Simplifiquemos dentro de lo complejo:

entendamos que cada uno está sujeto a unas influencias únicas e irrepetibles. Que lo único que estanca es el egoísmo, y la única solución es siempre la misma: el AMOR.

El camino lo hace cada uno al andar.

Mi tarea aquí consiste en aportar claridad, pero sólo tú con la información que aquí recibas, seguirás eligiendo entre el dolor o el amor. O ambos.

Pretendo hacer un llamamiento a tod@s aquellos que deseen escuchar mi Voz.  

Sin excepción.  

Tod@s sois llamad@s.

Escribo para ayudar a recobrar el sentido común que observo se está perdiendo en muchos, que necesitan avanzar y no hallan otro modo de hacerlo si no es a través del sufrimiento y dolor continuos.

Aún cuando mis escritos puedan parecer críticos, expongo varias perspectivas para que nos quedemos con la excelencia, corrigiendo y mejorando aquello que provoque perjuicio. Mi intención es el avance con responsabilidad, no el bloqueo con culpabilidad.

A la vez pretendo potenciar y reforzar mi propia fe y la de muchos, que no hemos perdido un mínimo el sentido común ni las ganas de evolucionar de modos más cercanos al amor.

Mis creaciones y mensajes son para tod@s. Hasta para mí, que también necesito de vez en cuando leer lo que escribo para aprender y recordar.

Un factor común en mis escritos es plantear perspectivas acerca de los temas existenciales que abarcan desde lo más espiritual hasta lo más terrenal. Temas que observo, preocupan y angustian a muchos.

Porque veo que no comprenden. Y al no comprender, no superan sus bloqueos. Y al no superar sus bloqueos, tienden a afirmar que «no se puede» sólo porque ellos no han podido ni sabido, reafirmando sus creencias y no sólo impidiendo el progreso propio, sino lo que es más grave: el de los demás incurriendo en una violación al libre albedrío, de todos.

Una cosa es influir desde el amor sin imponer, y otra muy distinta imponer desde la ignorancia.

Deseo reflejar sin tapujos el propósito del dolor y la oscuridad ante las situaciones de la vida y la muerte.

Deseo transmitir la importancia de convivir con la oscuridad. Sin negarla. Todos tenemos una parte oscura y otra luminosa. Es vital reconocer y aceptar eso antes de cualquier avance. Y después no necesitaréis preocuparos del miedo al miedo.

Y desde ahí mostraros cómo se puede ser capaz de entrar en una transición, y mediante la transmutación alcanzar una comprensión y sabiduría profundas que permitan trascender el dolor, el sufrimiento y ver la luz.

Incluso guiar para seguir manteniendo la comprensión, la compasión, la luz y el AMOR, aún cuando todas las luces se apaguen y reine la discordia y el egoísmo.

De ahí, deseo facilitar que veáis el aprendizaje que da paso hacia la sabiduría y la comprensión en constante renovación y cuestionamiento.

No son meras palabras o teorías. Cada palabra que escribo siempre guarda para mí una gran experiencia vivida, de gran dolor (o no) que da paso al aprendizaje, sabiduría, comprensión, serenidad, aceptación y amor.

Escribo esto con todo el AMOR y comprensión del mundo, aún cuando he sido juzgada, y he tenido mil y un impedimentos para poder llegar hasta aquí.

Tanto si muchos comprenden lo que estoy haciendo, como si no. Yo lo comprendo, y con eso me basta para hacer esto.

Confío en mí, y confío en ti.

Considero que esto aportará comprensión a los que deseen avanzar sin límites dentro de unos límites.

El alcance de la transmisión de estos mensajes obedece a un orden de fuerza superior, tan grande y claro en mí que podría aliviar la incomprensión de tantos; que merece ser puesto al servicio de tod@s pese a los juicios y prejuicios de un cierto grupo lleno de miedo.

Estoy tan segura de lo que hago, que no siento miedo.

Y veo que los que me han juzgado o limitado en exceso viven esclavizados y presos del miedo y la ignorancia.

No obligaré a nadie a que me escuche o lea, sencillamente aquel que esté preparado para hacerlo lo hará.

Si hallare juicios en mi camino o mis obras (que no opiniones y perspectivas diferentes) juzgándome, ignorándome, faltándome al respeto tratando de destrozarme, entiendo que los juicios proceden del miedo, y del miedo, la ignorancia, y de la ignorancia, la falta de AMOR.

Observo una sociedad perdida, desorientada, curiosamente con un potencial innato brutalmente desaprovechado, que ni siquiera ella misma es capaz siempre de ver. Pero yo sí lo veo, y por eso estoy aquí escribiendo.

Mientras muchos no aprendan y se dejen guiar por el miedo y la ansiedad procedentes en exceso de la mente, el sentido común seguirá escondido, dejando muy poco a las nuevas generaciones.

Esto es un llamamiento al desarrollo de la conciencia para que cada cual evolucione con criterio propio y empecemos a darnos cuenta de que formamos parte de una gran cadena; y que si uno actúa sólo para su propio beneficio y/o en perjuicio del resto, este mundo y este Universo no llegarán muy lejos. Al menos, los seres que lo habitan.

Y no me refiero a un fin del mundo, a la destrucción física de este planeta con tintes apocalípticos. Este mundo, y el resto, siguen girando.

Me refiero a un Infierno en la Tierra donde no hay demonios con cuernos, ni fuego abrasador, ni nubes rojas o negras. Un Infierno es la propia incomprensión que forma parte del aprender.

La destrucción está sucediendo a diario cada vez que alguien mata, cada vez que alguien considera necesaria una guerra o una invasión violenta bajo cualquiera de sus formas como solución.

Cada vez que hay “bulliyng”, “mobbing”, un suicidio, un abandono, una traición, una imposición, ausencia de perdón, ausencia de amor propio, palabras de odio entre familias… Cada vez que miles de trabajadores por miedo a decir «no» siguen formando parte de una cadena que los esclaviza y mata a cambio de… (eso sólo cada uno lo sabe).

Eso es el fin del mundo, que no todos comprenden y que se introduce progresivamente cual virus, desgastando día a día el tejido de la columna vertebral que son las familias, que juntas conforman las sociedades.

Pero pese a ello, la Tierra sigue girando. Y como ella, el resto de astros.

La Tierra siempre estuvo ahí, lo que se destruyó mutuamente fueron las almas entre ellas, mientras estuvieron ahí.

El sentido común está latente en TODOS, pero atrofiado en cierto colectivo, lleno de miedo.

Pudiendo avanzar sin sufrimiento, muchos creen no tener más elección que vivir y avanzar con dolor. Y se arrastran a sí mismos y arrastran al resto. Y el resto, se deja arrastrar.

También observo una sociedad con ganas de cambiar las cosas que no funcionan.

Un conjunto que persevera en trabajar y mostrar a través de sus creaciones todo aquello cercano al amor y que fomenta de forma fluida la evolución de todos.

Héroes anónimos, y que te encuentras a diario con ellos. Empezando por ti.

Muchos hay, trabajando al igual que yo en beneficio de una comunidad Universal. Trabajar en todo aquello que fomente el AMOR, entrena el sentido común. Y eso deja ya huella para un terreno fértil en el presente para que prospere el amor, y sea disfrutado también por las siguientes generaciones que crecerán en amor.

Escribo para que el desarrollo de la conciencia individual en comunión con la global posibilite que comencemos a disfrutar de una sociedad armoniosa, desde ahora mismo, sin esperar a las nuevas generaciones.

Disfrutemos, aprendamos y entendamos el por qué del egoísmo y la oscuridad.

Así fomentemos la sabiduría, la cultura, el discernimiento, el amor desde ahora. Dejemos constancia de esa transformación a través de grabaciones, escritos, conferencias, composiciones musicales y cualquier obra o creación artística.

Aún cuando algún día puede que esa constancia desaparezca, del mismo modo que se perdió información de civilizaciones anteriores a las nuestras y que parte de ella se ha recuperado, ahora es necesario plasmar y expandir nuestras creaciones.

Y si lo hacemos bien, no desaparecerán nunca. Lo que el alma aprende en amor, nunca jamás lo olvida.

No tenemos constancia de culturas que van más allá de la Atlántida o Lemuria. Lo que no significa que no existieran. Lo que no significa que a causa de su egoísmo, se destrozaran unas a otras. La lección pendiente, la asignatura sin aprobar que el colectivo mundial sigue suspendiendo.

Nuestras creaciones ayudarán a que la Historia del dolor no esté condenada a repetirse como tantas veces hemos necesitado que suceda.

Que cada uno nos aporte lo que mejor sepa dar de sí mismo y no tendremos que preocuparnos de lo que vamos a dejar a las nuevas generaciones. Sencillamente, estarán bien.

Esto es una llamada de atención para DESPERTAR, o lo que es lo mismo: reconocer que todos en suma tenemos una responsabilidad que es necesario asumir si no queremos que todo acabe mal.

No va a bajar un Dios a quitar el mal de este mundo. Tampoco hay una nave esperando a sólo 30 personas para repoblar el planeta después de las famosas apocalípticas destrucciones hasta la saciedad hastiada anunciadas.

Es egoísta pensar que sólo 30 almas, de incontables que existen, merecen la vida.

¿Y a eso lo llaman AMOR?

Aún cuando yo me mostré miserable en el pasado, mi ser más puro me dio infinitas oportunidades que aproveché y logré transformarme en alguien mejor.

Somos nosotros en colaboración con la pulsión Universal, los que estamos aquí, tenemos un PODER que se llama VOLUNTAD, un DON natural presente en TODOS que se llama INTUICION Y SENTIDO COMÚN. Un sistema de GPS y guía interno que continuamente programa sólo para nosotros aquello que nos conduce a ser auténticos.

Para reconocer la propia responsabilidad y la ajena, es necesario comprender, saber, creer. Abrir la mente a nuevas perspectivas, y el corazón a sentir.

La fuerza vital se manifiesta en ti y en todos continuamente, a través de la parte física. De tu sangre que fluye por tus venas mientras lees esto, tu corazón que “mágicamente” está ahí latiendo para que vivas. Tenemos un derecho que es la vida, y una responsabilidad que implica vivir en beneficio. Nuestro don más preciado es el libre albedrío, se nos ha dado la posibilidad de elegir, de aprender equivocándonos una y otra vez aunque eso implique sufrimiento hasta que todos aprendamos. Y aprendamos conviviendo en armonía, que, al final, es lo que más nos suele beneficiar a todos.

Cuando decidimos hacer algo desde el AMOR, si las observamos con detenimiento las consecuencias son obra de una gran divinidad que está presente en todos los seres, en todos NOSOTROS. La posibilidad de vivir en un “Cielo” esta AQUÍ Y AHORA.

Depende de la conciencia tuya, mía y de todos. Cuidado con esa creencia que se está introduciendo de que sólo tú eres responsable de tu vida. Es cierto.

Pero hay más matices. Eres tú, pero soy yo, y somos todos. Todos estamos creando e influyendonos continuamente.

La oportunidad de estar aquí ya se nos ha dado, aún cuando hayamos sido capaces de cometer las mayores atrocidades. Aún cuando seamos capaces de la mayor creación de amor posible.

Escucha tu corazón, guíate por la intuición y entrena a diario el sentido común y la lógica. Tengo entendido que en numerosas ocasiones esta simbiosis ha ayudado mucho a todos los seres…

Confío en que mis creaciones ayuden a aportar la luz necesaria para que podáis ver cuál es el camino que sólo vosotros sabéis, y que sólo es único e irrepetible para cada uno de vosotros.

Aún cuando abogo por la tolerancia como parte del avance espiritual, también defiendo la firmeza (que no rigidez) y el amor al respeto.

Es por eso que en este espacio, y cualquiera referente a toda área bajo mi responsabilidad y la de los que aquí escribimos, NO SE CONSENTIRÁ insultos, calumnias, faltas de respeto, violaciones a la intimidad, contenido hiriente u ofensivo, o invasiones bajo cualquier forma.

Las peleas de gallos quedaron atrás, y son para aquellos a los que no les importa la destrucción, incluyendo la suya. Formando esto, así pues, también parte de la evolución y transformación.

Si escribiendo desde el amor, para muchos representa una amenaza, recomiendo un profundo trabajo de observación interior.

Pues entiendo que en un pasado yo misma juzgué, por estar llena de miedos e ignorancia y por muchos fui rechazada.

Pero por otros muchos fui invitada a ser mejor de lo que soy, a desarrollar mi potencial, y gracias a eso a compartirlo en mis obras.

Recomiendo observar si se está juzgando lo que uno mismo hace. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

 

Así pues, este espacio queda abierto al debate y al infinito y libre desarrollo del conocimiento, el entendimiento, la comprensión, la sabiduría, y el respeto mutuos.

 

Tod@s necesitamos ser guiados, pero ninguno necesitamos ser forzados de ningún modo.

Mi objetivo es guiar, y contribuir a la: EVOLUCIÓN UNIVERSAL.

Start typing and press Enter to search

error: Content is protected !!